lunes, 30 de marzo de 2015

A propósito de Germanwings: humanizar la profesión

Acabo de escuchar en el telediario que el alcalde del Le Vernet, el pequeño pueblo donde se estrelló el avión de Germanwings, está acostumbrado a firmar de 2 a 5 defunciones al año y ahora tendrá que firmar 150. También me he percatado de que el copiloto ya no es presunto, no al menos para antena 3.

El caso es que me he parado a pensar en el tratamiento informativo que se le ha dado a la noticia los últimos días. No voy a detenerme en poner ejemplos de algo que eldiario.es ha sabido plasmar tan bien en una imagen. Quiero ir a lo positivo.

Y aplaudir a los periodistas y a los ciudadanos que miran más allá. A este tuit de Xavier Aldekoa, llamamiento a la prudencia incumplido a menudo por la prensa. A este artículo de Antonio Maestre, clave para entender qué estamos haciendo con esto del periodismo y reflexionar sobre qué queremos hacer. A reflexiones tan acertadas como ésta y a consejos tan buenos como éste. A este comandante que, en un gesto de empatía y consciente de la situación, quiso que los pasajeros comprendieran "que en la cabina también hay una persona". A los vecinos y a todos aquellos que procuran aportar su granito de arena. A los que se detienen en pensar en lo duro que deben de ser estos momentos para los equipos de rescate, a los que aplauden la valentía de estos señores y de estas señoras. Imagino el sufrimiento de los familiares, pero también imagino qué se debe de sentir al enfrentarse a esas imágenes.

Lo bueno es que seguro que existen muchos más artículos con los que podría ejemplificar esta pequeña reflexión; lo malo es que creo que me resultaría mucho más fácil encontrar publicaciones que evidencien las malas praxis periodísticas. La mayor crisis del periodismo no es la económica, ni la del papel. Es la de la dignidad. Y la dignidad es una cuestión personal.

Luchemos por hacer bien las cosas. Reflexionemos: hay más en juego de lo que parece.

2 comentarios:

  1. Buen artículo (aunque he saltado la lectura de los artículos que indicas) El problema, según veo, desde la ignorancia y, desde el extranjero, es que el interés comercial de los medios de comunicación les obliga a ser lo más morboso posible. ¿Por qué? Ley de oferta y demanda (a los datos de audiencia de GH VIP me remito para hacer una radiografía de nuestra sociedad)

    Por fortuna, como hemos tenido ocasión de hablar, la apertura de los medios de comunicación hace que los pequeños y alternativos dignifiquen eso la profesión de ser periodista y alcanzan mejor sus metas.

    Como anécdota decir que suelo escuchar la Ser y el trato de la noticia, tramos que he escuchado, ha sido completamente vergonzoso tratando siempre de radiografiar el duelo de los familiares y detalles escabrosos...Pero es que lo mejor, es que el mismo periodista, a los días, organiza una tertulia reclamando lo mismo que reclamas en esta entrada: dignidad... Creo que es el mejor retrato del periodismo actual en esos medios: volar a donde sople el viento.

    Y después de esto... A fregar, periodistas. Quiero decir, a escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión de la responsabilidad de la audiencia es un debate que tuve hace poco con unos compañeros. Es un círculo vicioso: esos contenidos se emiten porque se consumen y se consumen porque se emiten. Yo creo que cada uno elige lo que ve, y a mí sinceramente me apena mucho saber que muchos prefirieron seguir Gran Hermano e ignorar las elecciones andaluzas. Más que nada porque lo segundo es algo que nos afecta, ¡tan grande es el desinterés político de la ciudadanía española!

      Sí, estoy de acuerdo. El periodismo no está muerto, por mucho que se empeñen en matarlo. De hecho, me atrevería a decir que el Periodismo (el de verdad, con mayúsculas) está viviendo uno de sus mejores momentos, porque hay un grupo de valientes que se está rompiendo la espalda por contar lo que otros no cuentan y lo que muchos no quieren que se cuente.

      Incoherencias hay en todos sitios, pero en esta profesión son especialmente graves. No debemos olvidar con qué material se trabaja: la información es un derecho universal. Pero más importante todavía es recordar quiénes son los destinatarios: personas corrientes, en este caso que han sufrido la pérdida de familiares o seres queridos. Sólo por eso merecen el mayor de los respetos y mucho tacto.

      Gracias de nuevo por tus opiniones, sr. Burns. Lo de escribir se lo dejo a los matemáticos ;)

      Eliminar